El cuerpo sin vida de Jorge Bustamante, el joven tandilense de 24 años que era buscado desde el miércoles pasado cuando desapareció de su casa, fue hallado en la noche del domingo por un pescador en un arroyo a 25 kilómetros de la ciudad de Tandil.

El joven tenía un cinturón en su cuello, y según las primeras pericias, presenta una “severa contusión craneana”.

Pese al estado de descomposición que presentaba el cuerpo, fueidentificado por sus padres gracias a un anillo que llevaba en su mano con las iniciales grabadas.

Mientras este lunes se realizará en La Plata la autopsia de Bustamante, la Policía Bonaerense investiga a un hombre con quien el joven mantuvo una última charla telefónica desde su celular personal para citarse a un  encuentro. Se trata de Nahuel Morales, cuya vivienda fue allanada y en la cual se encontró una campera roja con lo que parecen ser manchas de sangre, además de un teléfono celular y una moto sin chapa patente.

Fue el miércoles pasado cuando Jorge Bustamante había sido visto con vida por última vez. Ese mismo día su auto Fiat Palio apareció incendiado en Azucena y Falkner, con sangre en el baúl, y a unas pocas cuadras la policía había encontrado documentación del joven.