NECOCHEA- Un saldo de cuatro trabajadores heridos dejó una confrontación con la Policía en la Municipalidad de Necochea, en el marco de una concentración de cientos de trabajadores municipales que reclamaban el pago atrasado de sus haberes. López, el Intendente, salió luego a intentar despegarse de la situación.

El encontronazo entre los municipales y la policía se produjo en el acceso lateral del Palacio Municipal necochense, mientras los representantes sindicales estaban reunidos con representantes del Ejecutivo.

Luego de decidir la negativa a una propuesta del Ejecutivo, el Secretario General del STMN, Alberto Giménez, volvió a ingresar al Palacio para notificar la decisión y se produjeron los incidentes.

“Como todos quedamos afuera y no había respuesta, un grupo de compañeros empezó a querer entrar por el costado y empezaron a reprimir desde adentro, se vio que salía un chorro de gas pimienta y empezaron a repartir piñas”, señaló una representante del gremio. “Vimos a cuatro compañeros salir corriendo, dos golpeados, otra compañera golpeada en la cabeza”, señaló.

López intentó despegarse de la situación

En una conferencia de prensa, el Intendente López repudió lo acontecido y luego intentó tomar distancia de la situación y deslindarse de sus responsabilidades como máxima autoridad necochense, con el agravante de que los hechos ocurrieron en el mismísimo Palacio Municipal.

“Se produjeron una serie de hechos violentos que realmente repudiamos con fuerza: yo en ningún momento di ningún tipo de orden para un accionar de la fuerza de esa naturaleza”, dijo López.

“Me parece que superó la fuerza que debería haber utilizado: nunca debe utilizarse la fuerza sino que debe usarse la persuasión. Pusimos todo a disposición de la Justicia para que se determine si hubo exceso del uso de la fuerza por parte de la policía o un acto vandálico por parte de los manifestantes lo deberá definir la Justicia”, señaló.