Tras la suspensión del partido en el Monumental por violentos y gravísimos incidentes, el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, confirmó que la final de la Copa Libertadores entre River y Boca se va a jugar en España, el próximo domingo 9 de diciembre con público de ambas parcialidades.

“Este partido se va a disputar con ambos públicos en la ciudad de Madrid, en el estadio Santiago Bernabéu. Será el domingo 9 a las 20.30 (16.30 hora de Argentina) a puertas abiertas, con aficionados amantes del fútbol y los que apoyan a sus equipos, los River y de Boca”, dijo Domínguez dándole continuidad a un show y espectáculo millonario.

La Unidad Disciplinaria de la Conmebol rechazó la petición de Boca para ser proclamado campeón de la Copa Libertadores de América 2018 por haber sido atacado en su llegada al Monumental y ratificó que habrá final ante River.

 “Quiero recordarles a los presidentes de los clubes, probablemente los más poderosos, que el mundo está pidiendo un ejemplo de caballerosidad, deportivismo y valores que transmite el deporte. A los técnicos, que admiro mucho y quiero felicitar porque llegaron a esta instancia por capacidad propia, que envíen esta señal al mundo”, dijo el presidente de la Conmebol.