Ingreso estancia

Ingreso a la Estancia «El Lobizón».

Acerca del caso ocurrido en la Estancia “El Lobizón”, donde el pasado sábado 25 de enero falleció el joven loberense Marcos Santamaría, dialogamos con el Subcomisario Fabio Giordano, a cargo de la Estación de Policía Comunal de Lobería, que brindó detalles sobre ciertos aspectos de lo ocurrido. La principal hipótesis es que se trataría de un suicidio o de una muerte accidental causada por el propio Santamaría. Para definir el resultado final de la autopsia, aguardan el resultado de las pruebas químicas.

El sábado a las 7:00 de la mañana, se recibió un llamado en la Central de Emergencias 911. La persona que se comunicó era una menor de 17 años, quien manifestó que había sido llevada contra su voluntad por su ex novio a un campo ubicado en el distrito de Lobería. Mencionó también que su ex novio se había quitado la vida de un disparo en ese lugar.

“La menor no se orientaba para relatar precisamente dónde estaba ubicado el campo. Dio algunas indicaciones que permitieron a los efectivos de Patrulla Rural llegar al lugar, siendo los primeros en arribar tras el hecho”, explicó Giordano.

Los efectivos policiales hallaron a la menor en el camino vecinal e ingreso a la Estancia “El Lobizón”, ubicada en el Cuartel II del partido de Lobería. Se dirigieron con ella hasta una de las casas que forman el casco de la estancia, y observaron que en el living se encontraba el cuerpo sin vida de Marcos Santamaría, de 25 años de edad.

“A los efectivos les llamó la atención que tenía un disparo en la tetilla izquierda y que se lo habría provocado con un arma larga, lo cual es poco usual, porque generalmente a ese tipo de disparos los suicidas se lo hacen en la boca, en el mentón, porque no llegan a accionar el disparador, es muy incómodo”, precisó el Comisario.

En el lugar había desorden, una silla en el piso, un cajón de un bajomesada tirado y desparramados en el suelo los cubiertos. Ese cuadro hacía pensar que habría habido algún episodio violento o de lucha.

“No obstante eso, la menor no tenía ninguna mancha de sangre a pesar de que el joven fallecido se hallaba manchado con sangre y el arma también”, expresó Giordano.

La menor tenía un golpe en el mentón, un golpe en el pómulo y un golpe detrás de la oreja derecha y se hallaba en un estado de nerviosismo propio de la dramática situación.

Ante esa situación, que parecía atípica, se dio aviso a la Ayudantía Fiscal de Lobería. También se anotició del hecho al Dr. Enrique Fontana, de la Unidad Funcional Nº 4, de menores, quien ordenó que retiraran a la menor del lugar y la trasladaran a la Comisaría para que fuera asistida por sus familiares.

Luego llegó Policía Científica de Necochea que retiró el cuerpo, se secuestró la escopeta y los teléfonos celulares de la menor y de Santamaría. También tomaron las muestras necesarias de Santamaría y de la menor, para realizar el “dermotest”, la prueba que determinará aproximadamente en 10 días si tienen restos de pólvora en sus manos.

“De la autopsia surge que el disparo se produjo a distancia cero, con el arma apoyada contra el cuerpo. Con un ángulo de incidencia de arriba hacia abajo y de derecha a izquierda, con lo cual casi resulta ser la única posición en la que la víctima pudo haberse disparado. Se habría sentado en el piso y se habría disparado de esa manera. La longitud del brazo de Santamaría permite que pueda haber realizado ese disparo”, detalló el Comisario Giordano.

Y agregó: “Es una situación atípica, pero estamos mucho más cerca de decir que es un suicidio o muerte accidental causada por la propia víctima, que un homicidio. La menor simplemente fue identificada en las actuaciones. Y luego de eso se retiró a su domicilio. No tenemos por el momento otros elementos que permitan decir que pasó otra cosa”.

“Hasta ahora, tras lo investigado ante familiares y allegados, no surge que Santamaría estuviera atravesando una crisis depresiva. Pero si surge que una situación de discusión con la menor, exaltación de alguna manera, probablemente pueda haberlo llevado a tomar el arma y hacer algún tipo de acción para captar su atención y se haya producido el disparo. Eso es algo que no se si lo vamos a poder saber definitivamente. Lo que nosotros tenemos que tratar de establecer a ciencia cierta son las responsabilidades”, expresó Giordano.

Se supo, además, que el resultado final de la autopsia es ad referéndum de la pericia histopatológica. Tampoco hubo testigos del hecho, en el ingreso al establecimiento rural hay un puestero, pero no oyó ni vio nada.

Respecto a los momentos previos, desarrollados en la planta urbana de Lobería, pudimos saber que existiría la declaración de una persona que habría observado que la menor y Santamaría se encontraron en una esquina, pero no habría visto que la menor fuera subida a la camioneta. La menor no prestó declaración aún, al menos no se la solicitarán hasta tanto no estén los resultados de las pruebas químicas.

La causa continúa caratulada como “Averiguación de Causal de Muerte”, interviene la Dra. Mirta Ciancio, del Departamento Judicial de Necochea, quien llevará adelante el caso hasta que retorne de su licencia la Fiscal Eugenia Quagliaroli.