muestra hugo rodriguez

A través de las imágenes se ilustró la vida de Hugo Rodríguez. (Foto: Municipalidad)

placas hugo rodriguezDurante el fin de semana se desarrolló en el CEF 43 la muestra fotográfica en homenaje a la figura y trayectoria del Intendente de Lobería, Hugo Rodríguez. También descubrieron placas en el Palacio Municipal y se realizó en la Parroquia Nuestra Señora del Carrmen una misa en memoria de Rodríguez y Héctor álvarez, Director del Taller Protegido, a un año de aquel fatídica día en el que ambos fallecieron.

Con sumo respeto y en su gran mayoría emocionados, durante los días sábado y domingo, en el CEF Nº 43, gran cantidad de vecinos observaron las fotografías que ilustraron la vida del Intendente Rodríguez desde distintos ámbitos en la muestra denominda «Hugo Rodríguez: un hombre de convicciones, de convicciones y de gran corazón». Formaron parte del homenaje un gran número de instituciones locales y familias que acercaron sus imágenes.

Se realizó un emotivo acto de inauguración el sábado por la mañana, que contó con la presencia de los hijos del Intendente, José María y María de los Ángeles, la esposa, Marisa Franco, y familiares; la Intendenta Diana Argüello y su equipo de gobierno; el Presidente del HCD, José Pifano; el Diputado provincial Germán Cestona; Jefes Comunales de General Paz, Juan Carlos Veramendi; Balcarce, José Echeverría; Necochea, José Luis Vidal; y Ayacucho, Darío David; entre otras autoridades políticas y gran cantidad de vecinos que se hicieron presentes.

María de los Ángeles, hija de Hugo, dijo: “él nació siendo un político. Digo un político porque nació siendo solidario y yo creo que la política tiene que ver con eso. Eso que lo hacía tan feliz al poder ayudar a los demás, quería transmitírselo a todos. Yo creo que todas las herramientas que él nos brindó son las que él quisiera que hoy nosotros utilizáramos, que nos diéramos cuenta que cada uno de nosotros, de alguna manera, no necesariamente siendo Intendente sino desde nuestro lugar, podemos ayudar a los demás, podemos hacer un poquito”.

El Secretario de Salud del Municipio, Dr. Luis Alberto Chalde, recordó los inicios de Hugo Rodríguez en la política. Y manifestó: “Nosotros, todos, vivíamos en Hugo, por eso él se preocupaba tanto por nosotros y todo el pueblo de Lobería vivía en Hugo, él andaba, no tenía límites, no se cansaba. Hoy Hugo vive en todos nosotros y creo que por eso Hugo nunca va a morir”.

La Intendenta Argüello expresó: “esto es un sencillo y humilde homenaje, no buscamos otra cosa que recordarlo a Hugo con esperanza. Nos dejó demasiado hecho y en camino como para no tener que recordarlo con algo triste. Los que quedamos tenemos el compromiso de lealtad de terminar todo lo que él dejó, y dejó mucho, y para hacer mucho más”.

El Diputado Cestona recordó: “con Hugo afianzamos una gran amistad cuando los dos soñábamos con ser Intendentes de nuestros pueblos. Por ese entonces festejábamos logros que hoy, mirados en perspectiva, pueden parecer insignificantes. Pero demostraban, sin embargo, toda aquella vocación de querer hacer algo por los demás. Por eso, lo recuerdo en un Peugeot, hace muchos años, pasando por General Belgrano con una bolsa llena de pelotas de vóley que había conseguido para Lobería y estaba contento por ese logro. Eso iba perfilando esa actitud que ustedes han conocido en sus mandatos”.

“Podemos decir, tranquilamente, que Hugo Rodríguez fue desde el punto de vista de la política la referencia ética y moral que hemos tenido todos los que hemos venido detrás para hacer política”, señaló Germán Cestona.

Como parte de las actividades, el domingo, en horas de la mañana, se descubrieron placas en el hall del Palacio Municipal en homenaje al Intendente Rodríguez. En un sencillo acto, trabajadores municipales, el Partido Justicialista, el Honorable Concejo Deliberante, y la Municipalidad, reconocieron la labor del Intendente en la función pública y su persona.

El Presidente del Honorable Concejo Deliberante, José Pifano, manifestó que: “Hugo se destacó por profesar una igualdad de trato hacia todos, tanto con el más encumbrado de los empresarios como con el más humilde vecino. Hugo fue capaz de instalar en el conjunto de la sociedad y en nosotros, que no solo nos quería sino que hacía que nosotros tomáramos conciencia de que él nos quería. Lo que podría sintetizar la actitud de Hugo y nuestro agradecimiento, es que no nos dejó alguien que nos quiso, porque sigue estando junto a nosotros. Tuvo la enorme virtud de que nosotros nos sintiéramos queridos y en la vida el sentirse querido es tal vez el valor más importante”.