Hincha herido con balas de goma

Blazos de goma a la cabeza. Una muestra del mal accionar policial.

Luego de los incidentes tras el encuentro entre Newbery y Gimnasia en nuestra ciudad, la Subcomisión del Hincha, de Jorge Newbery, expresó “su más profundo repudio no sólo al accionar policial del último fin de semana en nuestra cancha, sino a las determinaciones que pretenden tomarse a niveles institucionales”. En redes sociales, para graficar el mal procedimiento, acompañando el texto se mostraron imágenes de un hincha herido por balazos de goma en la cabeza.

“La Policía decidió posicionarse en un lugar de enfrentamiento con los simpatizantes de nuestro club, sabiendo que las piedras -generadoras del conflicto- fueron arrojadas desde la parcialidad del equipo visitante con una notable participación de un individuo loberense”, señalaron en un comunicado.

Además, se señaló que el “origen (de los incidentes) se debió a la impericia policial y a la carencia de medidas preventivas” y que la fuerza policial actuó “sin intenciones de mediar en el acto, atacaron con balas de goma a algunos hinchas de JNFC y violentaron salvajemente a otros, generando heridos y transitando cerca de cualquier inconveniente de salud que pudo haber sido muchísimo peor”.

“Las balas de goma dejaron huellas en partes del cuerpo de un simpatizante aurinegro que ahora se encuentra ante la situación de ser echado, de ser marginado, de ser corrido a un costado por quienes desconocen los acontecimientos o directamente pretender actuar con malicia”, se agregó, cuestionando decisiones que podrían tomarse desde la comisión directiva de Newbery respecto a ese hincha.

Además, se denunció que las balas de goma fueron disparadas en cercanía y con mucho riesgo para la salud de menores.

“Deseamos que se utilicen la cabeza y el corazón. Pero, fundamentalmente, que se actúe con justicia”, expresaron desde la Subcomisión del Hincha.

A continuación, el comunicado completo:

“La Subcomisión del Hincha quiere expresar su más profundo repudio no sólo al accionar policial del último fin de semana en nuestra cancha, sino a las determinaciones que pretenden tomarse a niveles institucionales.

A diferencia de la mala intención de quienes hasta el momento han manifestado lo que sucedió -desde una óptica sesgada y mentirosa- pretendemos esclarecer los hechos con el fin de llegar a la verdad y eximir de culpas a quienes verdaderamente no las tienen, como así también posicionarnos en la vereda opuesta a lo hecho por quienes en realidad deben proteger a todos los ciudadanos. A todos.

En primer lugar, la Policía decidió posicionarse en un lugar de enfrentamiento con los simpatizantes de nuestro club, sabiendo que las piedras -generadoras del conflicto- fueron arrojadas desde la parcialidad del equipo visitante con una notable participación de un individuo loberense.

Después, ante cierta sensación de retorno a la tranquilidad, cuando se generaron hechos de violencia cuyo origen se debió a la impericia policial y a la carencia de medidas preventivas, fueron los servidores públicos (a veces es necesario recordarles lo que deberían ser y hacer) quienes, sin intenciones de mediar en el acto, atacaron con balas de goma a algunos hinchas de JNFC y violentaron salvajemente a otros, generando heridos y transitando cerca de cualquier inconveniente de salud que pudo haber sido muchísimo peor.

Las balas de goma dejaron huellas en partes del cuerpo de un simpatizante aurinegro que ahora se encuentra ante la situación de ser echado, de ser marginado, de ser corrido a un costado por quienes desconocen los acontecimientos o directamente pretender actuar con malicia.

Fueron las mismas balas de goma disparadas en cercanías de menores absolutamente indefensos, con riesgos inconmensurables, sin conciencia alguna de lo gravísimo de la situación.

¿Se habrán olvidado todos de la función social de nuestro club? ¿Pensarán los dirigentes que nuestros hinchas son los responsables de lo que pasó? ¿Existirá una necedad tan grande para cargar prejuiciosamente contra quienes representan buena parte de los sentimientos amarillos y negros sólo porque se elige defender a quienes disparan balas y golpean en nombre del Estado?

Deseamos que se utilicen la cabeza y el corazón. Pero, fundamentalmente, que se actúe con justicia”.